Para un geek poco atlético y profeso, he hecho una buena cantidad de mejoras para estar en forma. Y aquí te comparto mis tips para lograrlo también.

Me he quedado completamente sin aliento después de correr tres millas para poder correr media maratón. Cambiando a una dieta vegetariana y aún logrando aumentar quince libras de masa muscular magra.

No creo que vaya a estar en la portada de Mens Fitness pronto, pero he aprendido mucho sobre lo que se necesita para ponerse en forma. Aunque cualquiera puede cubrir los conceptos básicos de comer bien y hacer ejercicio. Me gustaría compartir algunos de esos consejos menos conocidos.

1) Ejercicio diario

¿Qué es más fácil, hacer ejercicio tres veces a la semana o siete? Es mucho más fácil hacer del ejercicio un hábito si es diario. Si no hace ejercicio en absoluto, le recomiendo comenzar haciendo ejercicio media hora todos los días. 

Cuando solo hace ejercicio un par de veces por semana, es mucho más fácil convertir un día en tres días, una semana o un mes.

Si ya está acostumbrado a hacer ejercicio, puede ser preferible cambiar a tres o cuatro días para adaptarse a su horario, pero es mucho más difícil mantener un hábito que no hace todos los días.

2) La duración no sustituye a la intensidad

Una vez que adquieras el hábito del ejercicio regular, ¿a dónde vas si todavía no estás alcanzando tus objetivos? La mayoría de las personas resolverá el problema haciendo ejercicio por períodos más largos, convirtiendo entrenamientos de cuarenta minutos en estiramientos de dos horas. Esto no solo agota su tiempo, sino que no funciona particularmente bien.

El ejercicio durante períodos de más de sesenta a noventa minutos puede cambiar el estado químico en el cuerpo que destruye el músculo y hace que aumente el contenido de grasa. La mayor parte de la mejora proviene de los esfuerzos finales posibles, por lo que hacer más a menudo puede significar obtener menos.

3) Tiene un punto de ajuste, acéptelo

Drogado por la filosofía de autoayuda sin límites, muchas personas se frustran cuando se estancan en sus objetivos de pérdida de peso o ganancia muscular. Todos tenemos un equilibrio y un punto de ajuste genético donde el cuerpo quiere permanecer.

Esto no significa que no pueda lograr sus objetivos de acondicionamiento físico, pero no sea demasiado duro con usted mismo si está luchando por perder peso o ganar músculo. Reconocer un punto de ajuste no significa darse por vencido, pero significa darse cuenta de los obstáculos que enfrenta.

4) Coma saludablemente, no solo alimentos que se vean saludables

Conozca lo que come. No se preocupe por minucias como si está obteniendo suficientes Omega 3 o triptófano, pero tenga en cuenta las grandes cosas. Mire los alimentos que come regularmente y descubra si son saludables o no. No se deje engañar por los bocadillos engañosamente saludables que solo fingen ser buenos para usted.

El consejo nutricional básico parece ser:

  • Comer sin procesar
  • Come más verduras
  • Use la carne como guarnición, no como plato principal

5) Cuidado con los viajes

No permita que unas vacaciones de cuatro días interfieran con sus intentos de ponerse en forma. No quiero decir que deba seguir su dieta y su plan de ejercicio sin ninguna excursión, pero cuando esté en los primeros treinta a sesenta días, todavía formando hábitos, tenga cuidado de que un descanso de una semana no termine su progreso.

Esto también se aplica a los cambios de horario que te dejan ocupado de repente o dificultan el ejercicio. Tenga un plan de respaldo para que pueda ser coherente, al menos durante el primer mes cuando esté formando hábitos.

6) Comenzar lento es mejor que rápido

¿Alguna vez comenzó un plan de ejercicio corriendo diez millas y luego vomitando? Quizás no seas tan extremo, pero el agotamiento es común desde el principio. Tómese su tiempo, tiene toda una vida para estar sano, así que no intente pasar de ser un adicto a la televisión a una superestrella atlética en una semana.

7) Las personas pueden levantar o anclar

¿Deberías tener un compañero de entrenamiento? Eso depende. Los compañeros de entrenamiento pueden ser grandes estímulos motivadores y hacer que el ejercicio sea más divertido. Pero también pueden impedir que alcance sus objetivos. 

Mi sugerencia sería tener un compañero de entrenamiento, pero cuando comience a estabilizarse (ya sea en capacidad física, pérdida / ganancia de peso o salud general) y no haya alcanzado sus objetivos, considere mezclar un poco las cosas.

Si se estabiliza, es posible que deba realizar cambios para continuar con las mejoras. En este caso, es importante hablar con su compañero de entrenamiento sobre los cambios que desea hacer, y si no parecen motivados para continuar, ofrezca un descanso de treinta días donde ambos intenten diferentes actividades.

¿Tienes algún consejo poco común para estar en forma? ¡Compártelo con nosotros!